Tomando una sidrina en Sydney

Cuando en agosto vinieron de visita Héctor y Dido trajeron bajo el brazo además de varios embutidos suculentos y queso asturiano una botella de sidra Trabanco.

DSC_9519

Estaba esperando a una ocasión especial para abrirla pero como el tiempo iba pasando y nuestra visita a tierras astures está ya bastante próxima, decidimos degustarla el pasado domingo aprovechando el buen día que hacía.

DSC_9521

El evento tuvo lugar en la terraza de casa y nos repartimos un culín cada uno entre Olimpio, Filippo, Gonzalo y yo. Una sensación surrealista la de escanciar un culín y tomarlo mirando a la Opera de Sydney.

¡Gracias Dido y Héctor!

Cumpleaños en las antípodas

El lunes pasado fue mi cumpleaños, 26 veranos nada menos (creo que no me falta ninguno)… Ya dejamos atrás el redondo número del cuarto de siglo para acercarnos peligrosamente a los 30…

En fin, que para celebrarlo y aprovechando que aún estaban por aquí Pablo, Cris, Ángel y Laura, decidimos organizar una fiesta en casa el viernes por la noche. Pasar un cumpleaños tan lejos de casa sin poder ver a los más cercanos se hace raro y se les echa de menos. Por suerte a la fiesta asistieron algo más de 20 personas que me hicieron darme cuenta de que a pesar de estar a 17000 km de casa aquí también tengo a gente que me aprecia y a la que yo aprecio mucho. Cheers on you!

En la fiesta no hice fotos así que en cuanto recopile algunas ya colgaré para que podáis ver lo animada que estaba la casa.

DSC_6032

En cuanto al día D, el lunes 13 de julio dediqué la mañana a pasear por Sydney con mis amigos antes de su partida de vuelta a tierras Ibéricas, momento en el cuál Andrea me llevó a cenar a uno de los mejores sitios en los que hemos estado en Sydney, el Café Sydney en Circular Quay.

Habíamos estado ya un par de veces en el mismo pero sólo para tomar algo, nunca para comer y realmente me sorprendió de forma muy grata. Con vistas al puente y a la Opera House degustamos primero un entrante de calabacín relleno de queso de cabra, mantequilla al limón, piñones tostados y alguna cosa más que me dejaré en el tintero… Como mains Andrea se pidió un filete de pez espada y yo un trozo de lomo de cerdo envuelto en jamón serrano y acompañado por un trozo de tocino (suena un poco basto pero estaba presentado de forma muy cool).

DSC_6028

DSC_6027

Como colofón al día Andrea me hizo un regalazo al que le daré un montón de uso: un trípode nuevo que dejará relegado al maltrecho trípode que me regalaron en Fnac con la cámara y que estaba en las últimas. Además mis amigos de España me regalaron una camiseta oficial de la gira de este año de Oasis y los de aquí una camiseta y una bufanda para el invierno.

¡Como podéis comprobar no tengo motivos para quejarme!

Tres años ya…

Titulo el post de esta forma porque rebuscando en el pasado me he dado cuenta de que tanto el primero como el segundo de los años anteriores seguían el mismo patrón. Efectivamente es lo que os podéis imaginar, ayer hizo tres años que Andrea y yo estamos juntos.

Para celebrarlo ayer fuimos a cenar al restaurante de sushi que tiene el Establishment, en el centro de Sydney. Del restaurante solo decir que rivaliza con el Cirkus en la categoría de mejor restaurante japonés al que haya ido nunca. Más que una cena lo que ayer tuvimos fue una auténtica experiencia culinaria.

Andrea comiendo un trozo de roll

Entre las cosas que comimos se encontraba un plato de wagyu beef, un tipo de ternera especial cuya carne es muy tierna y baja en colesterol debido a los exquisitos cuidados que recibe (entre los que están el que les pongan música para relajarlas).

A punto de degustar un trocito de wagyu beef

Dejaré a Andrea que ponga las fotos de los platos ella en su blog, que sé que le gustan este tipo de posts. Una última curiosidad, uno de los párrafos rescatados de hace justo dos años:

El domingo hacía ya un año qué estamos juntos, parece mentira cómo pasa el tiempo de rápido… Y como decía ayer hemos compartido más tiempo juntos fuera que dentro de España curiosamente… Entre Suecia, Suiza, Escocia, etc… Y quién sabe lo que nos depara! ¿Australia? ¡El tiempo dirá!

Y sí, al final el tiempo dijo…

Eventos varios

Dicen los becarios de cámaras autonómicas que ya llevan aquí desde enero que hemos tenido muchísima suerte de haber llegado cuando hemos llegado, y es que la semana pasada estábamos invitados a un par de eventos de estos interesantes que parece ser que no son muy frecuentes.

El primero de ellos fue hace una semana, el lunes pasado. Se celebraba la presentación del segundo número que la revista Gourmet Traveller dedicaba a la cultura culinaria española. Dicha presentación tenía asociado un cocktail en el que nos ofrecieron abundantes productos de la tierra que estoy seguro habríamos apreciado mucho más de haber tenido lugar el evento dentro de cuatro o cinco meses.

En el cocktail de Gourmet Traveler

Cuando el cocktail finalizó yo me dirigí a casa ya que Andrea se había quedado allí porque no tenía invitación y además estaba bastante resentido de mi catarro por lo que decidí volver para reposar al contrario que el resto de compañeros, quienes siguieron la fiesta en uno de los locales más chic de Sydney.

El segundo evento de la semana era el concierto que había organizado el Cónsul con motivo de la celebración del día nacional. El concierto tuvo lugar en el Conservatorio de Sydney y consistió en varias piezas de piano interpretadas por un amigo del Cónsul.

Andrea tampoco tenía invitación para este evento pero no fue en absoluto difícil colarla tanto al concierto como al posterior cocktail en el que se podían degustar canapés y caldos españoles, eso sí, no de tanta calidad como los del anterior evento.

Una vez finzalizado el cocktail y debido a la proximidad del conservatorio con respecto a la Opera House nos desplazamos al Opera Bar para tomar algo hasta eso de medianoche (bien entrada la noche hablando en términos australianos).

Haciendo el cabra en el Opera Bar

Para terminar la semana el viernes recibimos en la Oficina Comercial la visita del nuevo Embajador de España en Australia, el cual se vino a presentar debido a que desde su toma de posesión aún no se había pasado por nuestras dependencias.

En resumen, una semana de ponerse traje 3 días de los 5 laborables. Y ahí no acaba la cosa ya que el mismo viernes por la tarde recibimos un correo de la jefa en el que nos hacía llegar su decisión de establecer un dress code en la oficina que nos obligaría a venir de traje de lunes a jueves (viernes casual Friday). Tras un pequeño motín hemos conseguido atrasar la entrada en vigor de esta norma hasta enero. Algo es algo…

Fin de semana Erasmus en Barcelona

Ya que la hora de marcharse a Australia se acerca cada vez más, el fin de semana pasado nos juntamos en casa de Andrew unos 15 Erasmus para hacer una fiesta de despedida. Como se puede ver en las fotos de debajo, el finde resultó ser de lo más estresante :).

Pedrito en la piscina

De relax delante de casa de Andrew

El viernes llegamos bastante tarde con lo que nos pusimos a cenar sobre la una de la mañana y nos quedamos en casa de Andrea entre piscinazos y Guitar Heroes.

El sábado tocaba barbacoa para comer (a la que se apuntaron mis compis de piso Gianmarco y Silvia) y una buena sesión de piscina, probablemente la última de la temporada. Por la tarde bajamos a Barcelona para dar una vuelta por algunas de las actividades de la Mercé: Plaça Catalunya, la plaça del Macba, Rambla del Raval, Plaça Reial, … En este último lugar se nos volvieron a unir Gianmarco y Silvia y esta vez vino también Oscar, ¡el piso al completo! El colofón de la tarde fue poder disfrutar por sorpresa de los conciertos de Love of Lesbian y de Los Niños Mutantes.

Cuando estábamos a punto de morirnos de hambre decidimos volver para cenar en casa y quedarnos allí por la noche.

Para terminar, más relax el domingo. Andrea y yo hicimos una fideuá para todos y después de comer, poco a poco la gente fue volviendo a cuentagotas a sus lugares de destino. Los últimos en irnos fuimos Guillaume y yo que nos montamos a un avión a la una de la mañana. Bueno, realmente la última en irse fue Rachel que se fue hoy 🙂

Terminando la Fideuá

Un placer compartir con vosotros esta última “casa rural” del año. Espero que muchos vengáis a vernos a Australia!!

Dos años ya…

Andrea en el restaurante con la ensalada de salmón

Parece mentira lo rápido que pasa el tiempo. Ayer hizo dos años que Andrew y yo estamos juntos. El año pasado la celebración coincidió en Lausanne donde disfrutamos de una gran cena en uno de los muchos restaurantes de la ciudad suiza.

Ayer, como ya nos habíamos dado los regalos hace unos días lo celebramos yendo a cenar a una créperie que hay cerca de mi casa. El menú consistió en una ensalada de salmón ahumado para compartir y sendos crepes salados, uno de quesos y cebolla confitada y el otro de gambas, cebolla, leche de coco y pimienta. Muy rico tó.

Per molts anys!

Yo mismo con la ensalada

¡Comienza el finde de visitas!

En breves instantes me voy del trabajo a casa porque estarán al llegar los dos personajes que me acompañan en la foto de debajo. Nos espera un largo fin de semana (hasta el martes) de fiestas, visitas turísticas, comidas, cenas… Can’t wait!

Pablo, Cris y yo en Pamplona

Unas horas más tarde, a eso de las 11pm llegarán el lote procedente de Madrid, compuesto por dos de los tres integrantes de la siguiente foto (El señor Santi que sale en el plano trasero no se dejará caer, otra vez será…).

Tere, Guillaume y Santi en una foto durante el viaje de las Fallas de Valencia

Buen fin de semana nos espera, no me pasaré por este mi blog hasta el lunes o martes. ¡Pasadlo bien!

Socrates

Foto de mi pared con el nuevo poster de Sócrates

Ayer cuando parecía que ya me iba a ir a la cama me llamó Xavierón y al final salí con él y con Narseo a tomar algo por L’Oveya Negra y posteriormente el Manchester. Al final la noche estuvo muy bien con muchas risas. Antes de que se terminase, subiendo por las Ramblas camino de Plaza Catalunya para coger el metro nos encontramos con un póster que nos llamó la atención, un dibujo de Socrates en el que parece el mismísimo Marx. El póster en cuestión puebla ahora la pared de mi cuarto.

“Venga, echa otru culín”

Escanciando un culín de sidra

Gran finde el de hace dos semanas en el que nos reunimos en mi pueblo unos cuantos personajes de diversos sitios de la geografía peninsular (y de más allá de los Pirineos). La verdad que el finde fue muy divertido pero también muy fugaz aunque dio tiempo a hacer muchas cosas como salir unanoche por Oviedo, pasar una tarde en Gijón, hacer una parrillada en el pueblo, enseñar a un francés a escanciar sidra (y cómo lo hacía monsieur Guillaume!), campeonato de SingStar…

Cuando queráis repetimos chavales!

Recapitulando y planes a corto plazo

Llevaba ya una semana sin escribir por aquí, en parte porque tenía bastantes prácticas que hacer despues de haberlas pospuesto por el examen de IA, en parte porque tampoco tenía muchas cosas interesantes que contar.

Pues bueno, del examen de IA puedo decir que salí bastante contento, ahora a ver en qué se traduce… Después del examen ya nos fuimos a comer por ahí y todo el día de fiesta, tocaba celebrar mi fin de exámenes y despedir a Orne que se nos fue a London a estudiar el doctorado. A ver cuando organizamos una visita.

El lunes teníamos por aquí a Marc que se acercó a Asturies para hacer un curso en la EPSIG. Quedamos él, Martuki y yo para cenar en Gijón. Encontrar sitio no fue tarea fácil ya que al ser lunes estaba casi todo cerrado. Al final comimos en la Casona de Jovellanos cerca de Cimadevilla.

El resto de la semana la pasé haciendo la primera fase del analizador semántico para la práctica de procesadores que en teoría había que tener para el viernes, pero antes hubo que hacer un parón el jueves. Celebrábamos el cumple de Carmen en el que nos invitó a Alex, a Pablo y a mi a una buena cena en el Gepetto de Oviedo que dio lugar a una ronda de bares por la “zona indie” empezando en el Arde y acabando en el Flaming.

Tomando algo en la Caja Negra
En la imágen se nos ve a los cuatro tomando algo en La Caja Negra antes de cenar.

El sábado amaneció uno de los días más veraniegos en lo que va de año y había que aprovecharlo, así que me fui a Bueño con el Miki a tomar el aperitivo postergando mi sesión de prácticas de CyP para la tarde. Estando en la terraza al sol empezamos a elaborar un plan maquiavélico que me impediría realizar tal sesión de prácticas, y es que un día como ese no se podía pasar en casa trabajando… Así que decidimos quedar a las 5 de la tarde para ir a pegar unos toques al balón al área recreativa de Bueño nosotros dos acompañados de Pablo y Sergio.

Miki, Sergio y Pablo en Bueño

Guitarreando un poco en Bueño

Cuando cayó la tarde fuimos a cenar a mi casa y a continuación a ver el Barça-Madrid en el que se vio a un Messi enorme, lástima de resultado…

Y nada, esta semana a apurar las clases que me quedan porque el jueves toca ir a Barcelona a ver a la Andrew y el viernes hay que estar en Valencia para quemar las fallas con los luleanos! Can’t wait…