Nombres desafortunados

Para terminar con la serie de miniposts sobre curiosidades japonesas voy a dejar aquí un par de carteles con nombres desafortunados de esos que a los españoles nos hacen tanta gracia, uno de ellos es un nombre desafortunado en catalá y el otro lo es n’asturianu.

Empezamos con el bable, cuando vas por la calle y un pájaro que te sobrevuela deja caer sobre ti parte de su propio producto esclamarías:

“¡Cagüen mi máquina, esti pájaru…

DSC_9417

… encima!

Por otro lado, en la parte catalana, si comprases varias cajas del producto de la foto de abajo y ves que alguien intenta tocarlas le dirías:

“Escolta, no em toquis els …

DSC_8675

…s.

Ale, un poco de humor gratuito nunca viene mal!

Fugu

Hará cerca de quince años que vi el capítulo de los Simpsons titulado Un pez, dos peces, pez fugu, pez azul. Era uno de los primeros de la serie y en él la familia probaba un restaurante de sushi. Para mi fue la primera vez que escuchaba hablar de sushi y no sería hasta unos años más tarde que este tipo de comida se haría famoso en nuestro país.

En dicho capítulo Homer probaba todos los tipos de sushi que el restaurante ofrecía, incluso el peligroso Fugu, un pez que si se corta de forma equivocada podría provocar la muerte a quien lo ingiera. Hasta ahora pensaba que lo del Fugu era algo que se habían inventado los guionistas para darle la emoción al capítulo, no tenía ni idea de que realmente el pez se comiese ni de que este fuese tan venenoso.

DSC_8951

El veneno en cuestión se encuentra repartido sobre todo por los órganos y la piel del pez. Uno de estos ejemplares tiene suficiente para matar a unas 30 personas. Es por esto que los maestros cortadores de fugu tienen que pasar por un proceso de aprendizaje que les lleva nada menos que siete años.

Para degustar este pez hay que acudir a un restaurante de fugu, fácil de distinguir por la figura de un fugu en su puerta o por los acuarios con ejemplares vivos como el de la foto en una calle de Osaka.

DSC_8399

El fugu es una comida cara y por lo que nos contaron no muy sabrosa, es más por el hecho de decir que lo has probado que porque sea una delicatessen. Lo gracioso es que los chefs suelen dejar el veneno justo en la carne para que los labios y la lengua se te paralicen dándote así una curiosa sensación.

Nosotros no lo probamos sobre todo por el precio ya que gente que sí lo había hecho nos dijo que no merecía la pena. Curioso cuanto menos… Me pregunto yo cuánta gente a lo largo de la historia “la habrá diñao” por comer un trocito de este pez…

Las máquinas expendedoras

Una cosa que puedes ver a centenares en las calles de cualquier ciudad o pueblo japonés son las máquinas expendedoras de bebidas. Es alucinante número de estas “vendedoras ambulantes” que se ve por cada calle.

Y haberlas las hay de todo tipo, las que venden refrescos, las que venden cafés, las que venden cerveza, e incluso las hay que venden bebidas calientes o helados. Eso sí, todas tienen la misma apariencia, una caja grande con forma de prisma con un ventanuco superior en el que se muestran modelos de las bebidas que contienen.

DSC_8629

En la foto me podéis ver ante una de estas máquinas justo en el momento de sacar una Coca-cola cuya lata rezaba: “Enjoy Happy” y oiga, no íbamos a afrontar el proceso con una cara triste ¿no?

Los WC japoneses

Después de hacer la crónica completa del viaje a japón quería hacer una serie de pequeños posts dedicados a curiosidades varias de la vida cotidiana del país que pudimos apreciar, y qué mejor forma de comenzar que con el amigo WC.

DSC_9403

Todos sabemos que Japón es el país de la tecnología y como esta está al servicio del hombre para hacerle la vida más fácil ellos la incorporan en los elementos más cotidianos de esta. En muchos lugares ‘el trono’ cuenta con un mando de control como el que veis en las fotos que acompañan el post cuyas funciones van desde lanzar un chorrito de agua a modo de bidet, (con opciones de controlar su intensidad y ángulo de incidencia) hasta lanzar aire caliente para secar lo que el chorrito ha mojado, poner música, etc.

DSC_9404

Llama la atención lo bien pensado que lo tienen todo, hasta detalles como que si no estás sentado en la taza los controles no funcionan o que justo en el momento de sentarte la cisterna se vacía un poco automáticamente para renovar el agua que queda abajo. Algunas tazas incluso tienen el asiento calefactado.

Con respecto al uso creo que me voy a reservar mi experiencia, dejémoslo en que no es muy placentero si no estás acostumbrado a ello como debe estar esta gente… 😀

Dia 9: Sayonara Nippon

Finalmente llegó el domingo que nos tocaba volver de Japón. Había sido una semana muy intensa y por eso el último día nos lo queríamos tomar con un poco más de calma.

Nos levantamos más tarde de lo habitual, a eso de las 10 para dejar todo listo y emprender camino hacia el Yoyogi Park, en busca de los típicos friáis y rockabillies que allí se dan cita cada domingo.

DSC_9474

DSC_9475

Al llegar se ve que aún era demasiado temprano por lo que nos dedicamos a pasear por el parque visitando su templo sintoísta así como a descansar sentados sobre el césped.

DSC_9485

A eso de las 12 decidimos darle otra oportunidad y entonces sí que ya vimos a un grupo de rockabillies con sus tupés y su indumentaria rockera.

DSC_9501

DSC_9503

De vuelta hacia la estación de tren también vimos a un friki que bailaba y posaba para las fotos de los turistas.

DSC_9499

Y Andrea se hizo una foto con una niña monísima vestida con traje tradicional.

DSC_9498

Habíamos decidido terminar el día igual que empezamos al llegar a Tokyo, con un paseo por Shibuya. Así que desde Yoyogi nos dispusimos a bajar caminando.

La bajada la emprendimos a lo largo de Takeshi-dori, una calle repleta de tiendas y sobre todo de gente.

DSC_9505

Para cuando estábamos a punto de llegar a Shibuya nos entró el hambre por lo que decidimos meternos el último ramen del viaje en un pequeño restaurante bajo la vía del tren. Rico rico.

DSC_9510

Al llegar al cruce de Shibuya fuimos a visitar la estatua de Hachiko, un perrito que cada día acompañaba a su dueño a la estación de tren e incluso siguió haciéndolo hasta once años después de la muerte de este. Me parece que Hollywood está a punto de sacar una película centrada en el perro.

DSC_9513

Después de ver a Hachiko paseamos un rato por la colina de los love hotels y aprovechamos para hacer las últimas compras en las tiendas de Shibuya.

Como no teníamos mucho más tiempo volvimos a casa de Germán a buscar las maletas y de ahí nos fuimos directos al aeropuerto donde no nos pudimos resistir a seguir el consejo de Santi y cenar una McTeriyaki Burger.

¡Y con esto se terminó un gran viaje que esperamos ampliar en un futuro ya que aún nos quedó mucho Japón por ver!

Día 8: Disfrutando Tokyo

El penúltimo día empezó bien temprano ya que habíamos puesto el despertador a las 4.30 de la mañana. El motivo era que queríamos asistir a la subasta del atún en el mercado del pescado de Tokyo, el mayor mercado de pescado del mundo.

DSC_9268

Salimos de casa a eso de las 5 y tomamos un tren que nos dejó a unos 15 minutos del mercado. Desde allí un taxi y en seguida estábamos ante cientos de atunes que esperaban sobre el suelo a encontrar un comprador.

Tuvimos que esperar un rato hasta que pudimos presenciar alguna subasta pero una vez que llegó el momento vimos que había merecido la pena la espera. Allí, como en toda lonja se mueve todo rapidísimo y casi no te enteras de quién es el que está pujando. Además el conductor de la subasta es un espectáculo, gritando y cantando en japonés sin parar hasta que termina la subasta.

DSC_9277

DSC_9325

Una vez se subastaron todos los atunes nos lanzamos a pasear por el mercado a ver qué ofrecían las diferentes tiendas. El mercado en sí es gigantesco y no es difícil perderse en su interior, allí se puede encontrar literalmente de todo, y puedes ver como van preparando las distintas piezas de atún, las anguilas, etc.

DSC_9338

DSC_9333

DSC_9339

DSC_9343

DSC_9344

DSC_9349

A eso de las 7.30 ya nos habíamos cansado de dar vueltas por los diferentes puestos y decidimos continuar nuestra visita a Tokyo. El objetivo era desayunar sushi en las inmediaciones del mercado pero el restaurante que nos recomendaron abría a las 11 así que decidimos ir paseando hacia nuestro segundo objetivo del día: Ginza.

DSC_9359

Ginza es uno de los barrios de tiendas buenas de Tokyo y en él está entre otros el Sony Building. Cuando llegamos a Ginza aquello parecía la escena de Vanilla Sky con Times Square vacío. No había ni un alma y con razón, todo abría a las 11. La primera en la frente, esperábamos que al menos el Sony Building abriese a las 9 pero ni eso, ¿Qué haríamos ahora hasta las 11?

DSC_9450

Lo primero que hicimos fue ir a desayunar a un Starbucks y desde allí desarrollar el resto del plan del día. Como todo lo que había en los alrededores estaba cerrado hasta bien tarde decidimos hacer actividades que no tuviesen hora de apertura, así que lo primero que hicimos fue ir caminando hasta el Palacio Imperial.

DSC_9372

Al palacio no se puede entrar pero te puedes quedar por los jardines viéndolo y después de haber visto el castillo de Himeji tampoco teníamos ganas de más.

Después del palacio queríamos subir a una torre que nos habían recomendado Esther y Germán que estaba justo en frente del mercado del pescado. Bajamos caminando y de camino nos encontramos con cosas como la estatua de Godzilla.

DSC_9379

En la torre pudimos entrar a pesar de que fuese antes de las 11 ya que la planta a la que subíamos era una planta en la que hay restaurantes, no es como la que habíamos subido el día anterior que tiene un observatorio específicamente para que la gente suba a mirar.

DSC_9391

Nos agenciamos un banquito que había justo en frente de una ventana con vistas al mercado del pescado y ahí estuvimos descansando una media hora para reponer fuerzas. Para que os hagáis una idea del tamaño del mercado es el edificio que veis en la foto de abajo, podéis ponerlo en contexto comparando con la foto de arriba.

DSC_9395

Bajamos de la torre a eso de las 11 y la proximidad de esta al Fish Market nos empujó a volver por allí para poder ir a comer sushi al restaurante que nos habían recomendado.

Por supuesto no decepcionó, uno de los mejores sushis que haya comido nunca sin duda, recordar aquel atún que parecía mantequilla hace que se me salten las lágrimas.

DSC_9411

DSC_9412

Ya con el estómago lleno y en horario laboral nos dirigimos al Sony Building a ver las últimas novedades de la marca nipona. La verdad es que me decepcionó bastante… Por lo que decía la Lonely Planet me esperaba encontrar con prototipos de productos no presentados y cosas alucinantes pero nada, los típicos Vaios, las cámaras réflex Sony y poco más.

DSC_9418

Al salir del Sony Building nos fuimos al metro para dirigirnos a la siguiente parada del día, Asakusa. En Asakusa se puede visitar el templo más importante de Japón aunque ahora su principal edificio está en obras. Estuvimos paseando por las inmediaciones del templo un ratillo y cuando los pies empezaban a doler nos fuimos a tomar un café.

DSC_9419

DSC_9421

DSC_9444

DSC_9439

Por la zona se paseaban también unas cuantas otakus que se hacían fotos representando escenas de sus cómics manga favoritos.

DSC_9435

DSC_9433

Para cuando terminamos el café ya estaba cayendo la tarde así que cogimos el metro camino de Akihabara, la ciudad de la electrónica, una de mis paradas más deseadas.

DSC_9453

En Akihabara hay cientos de tiendas de electrónica, muchas de ellas especializadas en determinados componentes (interruptores, resistencias, relojes, …), otras muchas especializadas en electrónica de consumo como el Yodobashi Camera, el centro comercial de electrónica más grande del mundo, y otras dedicadas al mercado retro, como Mr. Potato.

DSC_9455

Tenía ganas de ir a Mr. Potato puesto que uno de mis objetivos del viaje era comprarme una maquinita de Nintendo Game & Watch como las que tenía cuando era pequeño, concretamente el Donkey Kong Jr. Desafortunadamente no tenían la máquina que yo quería, aunque casi que menos mal porque al precio que se vendían las Game & Watch me habría costado una fortuna…

DSC_9457

¡Lo que no me costó ni un yen fue poder hacerme una foto en este trono construido con cartuchos de NES!

DSC_9459

Después de aquí nos encontramos con Germán y Esther que nos dieron un paseo por las tiendas que originaron Akihabara y después nos llevaron a cenar a otro de estos restaurantes con parrilla en la mesa, también con barra libre de carne pero mucho mejor que en el de Kyoto.

DSC_9468

DSC_9469

El restaurante estaba en un tercer piso y por supuesto la palabra restaurante si salía solo estaba en kanji por lo que es uno de esos sitios que solo puedes encontrar si alguien que lo conozca te lleva.

Para cuando habíamos terminado de cenar estábamos agotados del intenso día así que nos fuimos derechitos a la cama.

Día 7: Himeji y camino de Tokyo

El viernes decidimos pegarnos un madrugón para desayunar pronto y llegar al castillo de Himeji antes de que abriese sus puertas y así encontrarnos la menor masa de turistas posible.

DSC_9116

Llegamos allí unos quince minutos antes de la hora de apertura y los japos ya lo tenían todo preparado, paseaban por el interior ultimando los detalles para abrir al público un día más. Cuando llega la hora un simpático señor se pone a aporrear un tambor gigante y las puertas se abren. Decidimos comprar la entrada completa que incluye la visita al complejo del castillo (una hora y media) y a los jardines japoneses.

DSC_9120

El recinto donde se encuentra el castillo es bastante extenso y cuenta con varios edificios donde el más importante obviamente es el castillo en sí. Empezamos por una “casita” que había en uno de los laterales que era donde la princesa venía con su esposo a pasar las vacaciones. En este edificio pudimos ver un poco de decoración recreando la época en que estaba habitado.

DSC_9128

Poco a poco fuimos llegando al castillo, imponente con sus seis plantas. Llama la atención que el interior está totalmente limpio de decoración, ni siquiera unos muebles de época, tan solo el edificio con su interior de madera. Un poco de pena ya que al verlo vacío se pierde parte del encanto. De todas formas subir cada piso e ir viendo las distintas habitaciones era bastante entretenido hasta que llegas arriba del todo y te das cuenta de lo alto que estás y que estás en un edificio de cientos de años. Impresionante.

DSC_9142

Terminamos más o menos en el tiempo previsto y lo hicimos muy bien, ya que justo cuando salíamos comenzaban a entrar las hordas de niños con gorritos de colores que venían de excursión. Realmente no sé cuánto tiempo se pasa esta gente haciendo excursiones porque todos los días te encuentras grupos de niños vayas donde vayas.

DSC_9158

También pudimos ver en las inmediaciones del castillo a unos conejitos que saltaban alegremente.

DSC_9164

Al salir fuimos a dar un paseo por los jardines. Cuando llegamos vimos que eran enormes por lo que tuvimos que decidir visitar solo una parte de ellos ya que si no corríamos el peligro de perder el shinkansen a Tokyo.

DSC_9168

DSC_9175

DSC_9182

Al final todo salió a pedir de boca y pudimos subirnos al tren que queríamos junto con sendas cajitas de comida típicas japonesas. El viaje, de unas 3 horas, nos dejó en Tokyo una hora y media antes de la hora a la que habíamos quedado con Germán, el becario ICEX de informática de Tokyo, por lo que aprovechamos ese rato para acercarnos a Shibuya y meternos de lleno en la vida de Tokyo.

El barrio de Shibuya es famoso por su cruce delante de la estación en el que el tráfico se para en todas las direcciones para que cada vez pasen cientos de peatones por el medio de la calle. Aquí podéis ver una imagen del antes y otra del momento álgido de la gente cruzando.

DSC_9189

DSC_9197

Es alucinante ver que cada vez que el semáforo se pone en verde para los peatones la misma cantidad de gente pasa independientemente de que hace menos de 5 minutos también estuviesen las aceras colapsadas.

Tras presenciar tres o cuatro cambios de los semáforos decidimos lanzarnos nosotros a cruzar la calle y comenzar a callejear un poco por Shibuya. Fue nuestro primer acercamiento a la locura de Tokyo y ya nos bastó para comprobar que esta ciudad es radicalmente diferente al resto de cosas que puedes ver en Japón.

DSC_9208

DSC_9212

No caminamos mucho más puesto que no queríamos llegar tarde a la cita con Germán, que fue tan amable que nos dejó su acogedor apartamento para que pasásemos nuestras dos noches en Tokyo. Después del reencuentro con él, de conocer a Esther y de estar un buen rato contándonos anécdotas y pidiéndoles consejo sobre cómo administrar nuestras escasas horas en la capital nipona decidimos que una buena forma de aprovechar las horas que quedaban de día era hacer una visita a Shinjuku.

DSC_9216

Lo primero que hicimos al llegar allí fue subir a la torre del Gobierno Metropolitano de Tokyo, la cual es gratis y ofrece unas vistas inmejorables de la ciudad. Tras un rato admirándolas decidimos caminar hacia el corazón de Shinjuku para cenar y caminar por sus calles.

DSC_9217

Primero aterrizamos en la zona de las tiendas de electrónica en la que no hicimos muchas paradas puesto que nos queríamos reservar para ver Akihabara al día siguiente. Donde sí que entramos fue en el Yodobashi Camera, a pesar que en Akihabara hubiera otro (el centro comercial de electrónica más grande del mundo). Yodobashi es una pasada, tienes tecnología de todos los tipos, desde lavadoras hasta interruptores. En lo que a cámaras se refiere, que era lo que más me interesaba, es increíble. Puedes probar todas las gamas de Nikon o Canon (entre muchas más marcas) así como todas las gamas de objetivos para las mismas. Que te dejen tanta libertad no tiene precio, pude montar cualquier objetivo que se me antojase en mi cámara.

DSC_9232

Después cenamos unos boles de ramen para reponer fuerzas pues el cansancio ya comenzaba a hacer mella y finalmente nos pusimos en camino hacia la zona roja de Shinjuku.

DSC_9235

De camino encontramos una callejuela estrecha llena de restaurantes pequeñitos que era una pasada, en cada restaurante estaban cocinando lo que fuese delante de las menos de diez personas que allí cabían

DSC_9239

DSC_9240

Al llegar a Shinjuku propiamente dicho fue donde realmente vimos la locura de luces en la que uno piensa cuando le hablan de Tokyo. Era un espectáculo impresionante, al igual de impresionante era pensar en estar durmiendo unos días atrás en la tranquilidad de un templo budista y verse ahora rodeado de luces de neón parpadeando a ritmos vertiginosos.

DSC_9248

DSC_9250

DSC_9258

Paseando por las calles de Shinjuku vimos a este personaje que definiría como disfrazado de Pokémon al que le costaba horrores mantener los ojos abiertos, el pobre se estaba durmiendo de pie…

DSC_9252

No había tiempo para mucho más, queríamos encontrar el DonQuijote, una tienda repartida por varios barrios de Tokyo en la que se pueden encontrar baratijas de todo tipo. Nos costó encontrarla y cuando lo hicimos la visitamos a toda velocidad puesto que el dolor que teníamos ya en los pies nos impedía pensar con claridad, así que a la cama que mañana sería otro día.

DSC_9259

Día 6: Hiroshima y Miyajima

Tras dejar atrás la locura de Osaka nos pegamos un buen madrugón para subirnos por primera vez al tren bala o shinkansen.

DSC_8970

DSC_8977

Este nos llevaría desde la estación de Shin-Osaka hasta Hiroshima en poco más de una hora. Nuestro plan para Hiroshima era visitar el edificio que han dejado como recuerdo de la bomba, el A-Bomb Dome que fue una de las pocas estructuras que quedaron “en pie” después del bombazo.

DSC_8982

El edificio está tal y como se quedó, no lo han restaurado para recordar aquel día y para que la humanidad no vuelva a cometer una atrocidad semejante.

Tras el Dome cruzamos al parque donde está el museo histórico de la catástrofe nuclear. El parque está situado en una isla que antes del ataque estaba llena de casas y formaba el centro neurálgico de la ciudad. La bomba arrasó todas esas casas y en el lugar hoy se levantan árboles y algún monumento conmemorativo.

DSC_8990

El museo está realmente bien, pone los pelos de punta pensar que el ser humano llegó a tal extremo y realmente se pone la piel de gallina cuando se escuchan los testimonios de los supervivientes que explican de primera mano las escenas dantescas que vivieron. Al llegar a la planta superior la cosa ya se les va un poco y abusan demasiado de la sensiblería barata explicando en tono peliculero la historia de varios objetos personales hallados por las familias de ciertas víctimas.

La nota negativa fue el tener que sufrir a hordas de niños de colegio con sus gorritos de colores que correteaban por los pasillos sin entender muy bien lo que veían. Me parece muy bien que las nuevas generaciones conozcan la historia reciente del país pero creo que llevar a unos niños de 7 años a un museo sobre la bomba atómica es un poco precipitado.

A la salida algún grupo de estos niños se nos acercó para tratar de practicar el inglés. Te preguntan cómo te llamas y de dónde eres y te piden que se lo escribas en un papel. Muy monos.

DSC_8993

Después del museo y tras terminar el paseo por el parque donde varios grupos de ancianos jugaban a curiosos juegos de mesa, decidimos que era buen momento de comer antes de ir a Miyajima así que buscamos un sitio lo más rápido posible. Justo encontramos un okonomiyaki de lo más auténtico donde solo nos dijeron que nos sentásemos y nos empezaron a preparar lo que les vino en gana.

DSC_8997

DSC_9000

Con el estómago lleno nos dirigimos a Miyajima, un pequeño pueblo marítimo situado en una isla frente a Hiroshima. La principal atracción de la isla, y una de las 3 más fotografiadas de Japón, es su torii flotante. Los toriis son las puertas de los templos shintoistas, las cuales cuentan con dos columnas atravesadas horizontalmente por una viga recta y sobre esta un arco curvado ligeramente hacia arriba. La particularidad del de Miyajima es que se encuentra en el mar y antiguamente era la única vía de entrada a la isla.

DSC_9011

Miyajima es un pueblo que me encantó. Por sus calles apenas discurren coches y a pesar de ser un punto bastante turístico no sientes los embotellamientos de gente tan exagerados como los de Nara. Y hablando de Nara, en Miyajima también se puede disfrutar de los míticos cervatillos.

DSC_9028

DSC_9033

Caminando hacia el templo shintoista nos encontramos con una curiosa procesión en la que los devotos transportaban una gran cuchara de madera de las que se utilizan para servir el arroz, uno de los productos de artesanía típicos del pueblo.

DSC_9039

DSC_9044

Caminando caminando llegamos a la pagoda de cinco pisos que se alza en una de las colinas de Miyajima, espectacular.

DSC_9069

DSC_9072

De camino a uno de los templos budistas de la zona nos encontramos en una montaña desde la que las vistas del pueblo eran espectaculares.

DSC_9096

DSC_9097

Como amenazaba con anochecer nos dirigimos a uno de los puntos donde el torii se veía con más claridad para poder sacar la típica foto de Miyajima. Al llegar allí observé aterrorizado que me había quedado sin batería en la cámara. Por suerte en estos tiempos que corren todo hijo de vecino tiene una cámara réflex y las cuotas de mercado de Nikon y Canon hacen que sea fácil encontrar a alguien con una cámara como la tuya que se preste a dejarte la batería durante un par de minutos. He aquí el resultado:

DSC_9100

Después de las fotos de rigor iniciamos el camino de vuelta al embarcadero para tomar el ferry de vuelta, no sin antes cumplir una de las recomendaciones que Roger nos había hecho: “aunque no os gusten las ostras tenéis que probar las ostras en tempura de Miyajima”. Dicho y hecho, y la verdad es que nos gustaron bastante, sería porque no estaban crudas/vivas.

Al llegar de nuevo a Hiroshima nos dirigimos a la estación para coger el tren bala de vuelta. El destino para pasar la noche era Himeji, ciudad conocida por tener el castillo más grande de Japón. Llegamos al hotel, dejamos las cosas y decidimos hacer una visita nocturna al castillo previa a la del día siguiente, día que nos llevaría a nuestro destino final: Tokyo.

DSC_9107

Día 5: Despidiendo Kyoto y volviendo a Osaka

DSC_8856

Nuestro quinto día lo queríamos distribuir en dos mitades, la primera de ellas estaría dedicada a conocer los templos de la parte norte de Kyoto, como el de Kinkakuji que encabeza el post, mientras que después de comer queríamos llegar a Osaka con suficiente luz para poder visitar el castillo desde fuera y subir al Umeda Sky Building para poder admirar las vistas de la ciudad desde las alturas.

DSC_8805

Así pues empezamos temprano dirigiéndonos hacia el norte pero haciendo una pequeña parada en un templo que había cerca de la estación de tren en el que paseamos y nos sentamos a meditar un rato.

DSC_8811

Al llegar al norte estuvimos paseando por un complejo que albergaba a varios templos aunque no entramos en ninguno ya que con todo lo que llevábamos acumulado de los anteriores días nos parecía ya demasiado. Así que tras pasear asomándonos a los templos lo justo para no tener que pagar nos fuimos hacia el primero en el que sí que queríamos entrar y pagar, Kinkakuji.

DSC_8822

DSC_8832

Entrar en Kinkakuji es algo espectacular, ver ese templo de paredes doradas reflejarse en el lago y todo ello rodeado por un magnífico jardín japonés no tiene precio.

DSC_8865

A lo que es el edificio no se puede entrar pero ya merece la pena dar una vuelta al lago y ver el paisaje. Después de este entramos a otro templo más antes de volvernos hacia el sur. La guía hablaba muy bien de él y de su jardin de piedras zen. Realmente nos esperábamos un jardin enorme de gravilla con piedras dispuestas estratégicamente sobre ella, y eso es lo que era, solo que a más pequeña escala de lo que imaginábamos. Fue la pequeña decepción del día.

DSC_8890

DSC_8875

Visto esto buscamos un sitio para comer y a continuación devolvimos las bicis y emprendimos rumbo a Osaka. Al llegar a la estación vimos que no teníamos mucho más tiempo hasta que oscureciese por lo que decidimos ir directamente, maleta en mano, a visitar las inmediaciones del castillo de Osaka. Como podéis comprobar en las fotos de debajo muy bonito.

DSC_8898

DSC_8900

Una vez tiradas las fotos de rigor volvimos al tren y nos dirigimos también directamente al Umeda Sky Building. Desafortunadamente cuando llegamos arriba ya era de noche y no pudimos apreciar cómo iba oscureciendo y la vida nocturna de la ciudad se despertaba. De todas formas podéis comprobar que el espectáculo estaba servido.

DSC_8908

DSC_8910

DSC_8913

Pasar en unas horas de la paz y tranquilidad de los templos de Kyoto a la locura lumínica de Osaka es una cosa cuanto menos curiosa. Como estábamos realmente cansados de todo el viaje acumulado nos quedamos en la azotea del USB durante bastante tiempo.

Para terminar el día fuimos a dejar las maletas al hotel cápsula y salimos a pasear por Dotonbori donde una vez más pudimos experimentar la muchedumbre y las abrumadoras luces de neón.

DSC_8941

DSC_8937

Terminamos cenando en un ‘running sushi’ en el que por un precio establecido, curiosamente más caro para hombres que para mujeres, nos dejaron ponernos ciegos comiendo todo el sushi que pudiésemos. ¡En la imagen de cierre del post podéis ver el festín que nos pegamos!

DSC_8953

DSC_8956